Esta pregunta surge continuamente en las conversaciones sobre Age of Sigmar, a veces las formulan personas con preocupación y otras responden con esperanza. Esta vez pretendo analizar con las trayectorias de GW, estilo y actuaciones si podemos esperar en nuevo Warhammer, entendiendo “un nuevo Warhammer” como un juego continuista a octava edición.

Vamos con las claves que me llevan a pensar que no habrá una novena edición de Warhammer por parte de GW:

Desnudando Age of Sigmar II: ¿Va a volver Warhammer Fantasy como lo conocíamos?

Lo aprendido en End of Times:

Games Workshop, gracias a End of Times, ha recogido dos datos relevantes sobre el público actual de WHF: Quieren miniaturas impresionantes (los lanzamientos de miniaturas de EoT han superado ampliamente en ventas a los de WH40K) más que miniaturas que no destaquen y el avance en el trasfondo, no estático, con cambios cruciales gusta, manteniendo el interés alto por “qué pasará en el siguiente libro”.

Si echamos la vista atrás Games Workshop no estaba arriesgando apenas nada con respecto a su propiedad intelectual y cortaba siempre la línea temporal en el preludio a la Tormenta del Caos. Los avances en el trasfondo, los giros como lo ocurrido en la saga élfica, han llenado la red de entusiasmo, buzzing (publicidad boca a boca) y expectativa mejor que nunca.

Con el planteamiento de Age of Sigmar y la conquista de las esferas, mundos o planos de magia Games Workshop pretende mantener un universo vivo y ampliable. La invención de estos planos permite una expansión sin límites, cosa que no permitía el viejo mundo de manera al menos tan fácil.

Si vemos las miniaturas, la mayoría son mucho más singulares y espectaculares dejando a un lado el concepto de “grueso de tropa” y dando mucha más relevancia a cada miniatura de la mesa y no al bloque homogéneo. Los Stormcast Eternal son un claro ejemplo.

“40K has Space Marines, Warhammer had…?”  Migs, del blog Iron Sleet

Warhammer hasta ahora no tenia un icono tan identificativo como el Astartes en su universo de Warhammer 40.000, paralelismos Stormcast-Space Marine a parte, la nueva colección de los Stormcast Eternal se proponen ser el icono identificativo de la licencia fantástica de GW.

¿Por Qué? En términos de marketing todo el mundo sabe que hablamos de 40k incluso de manera subconsciente si aparece un Marine Espacial por medio, pero¿…y Warhammer Fantasy? Aquí cada uno tendremos nuestra opinión, pero lo cierto es que podremos acabar confundiendo y diluyendo la imagen con otros universos de fantasía y otras propiedades intelectuales diferentes. De igual  modo que todo el material promocional viene acompañado de Marines Espaciales para 40k a partir de ahora veremos los Eternals allí donde se anuncie WHF.

Warhammer necesitaba una seña de identidad exclusiva e inequívoca, Stormcasts Eternal es la respuesta a esa necesidad.

Protección de la propiedad intelectual:

Games Workshop cada vez lo tiene más complicado para salvaguardar su propiedad intelectual y que otras marcas no desarrollen productos alrededor como lo son bits o miniaturas alternativas.  

Si hacemos una comparación las miniaturas han crecido sensiblemente dejando gamas enteras de bits desangeladas, junto con el cambio de peana que deja también a las gamas de peanas cuadradas decoradas (Microart por ejemplo) en una posición difícil. Pese a que no es obligatorio el uso de peanas redondas, la inclusión en las cajas nuevas irá reconduciendo la tendencia.

Esto se suma a una clara intención, y una fuerte corriente de rumores + confirmación por parte de retailers, de un restyling de todas las razas del viejo mundo en la búsqueda de una seña de identidad más alejada del resto y con rasgos muy propios a la vez que defendibles, personalmente veo que es complejo marcar distancias en este aspecto pero el tiempo lo dirá.

Todo esto nos deja con un Games Workshop que da esquinazo a las marcas alternativas o al menos se lo pone un poco más difícil si quieren seguir sirviendo como alternativa para su juego.

Esto pondrá en apuros a alguna compañía pequeña seguramente al tener que rehacer o redirigir sus productos, mis mejores deseos para ellos. En mi opinión cada vez existen menos formas de apropiarse de ideas o conceptos, es algo que cada vez es más complicado y debe combatirse de otros modos. Supongo que hablaremos de ello en otra ocasión (risas).


Retirando vestigios de Warhammer:

Si vamos desde, hace tiempo, a una tienda de Games Workshop podemos ver que ya no tienen ningún libro de ejército de octava edición y muchas referencias están siendo descatalogadas, como por ejemplo las imperiales. Tampoco vamos a encontrar merchandising o decoración, en ningún establecimiento GW, con motivos de Warhammer Fantasy como lo conocemos.

Por otro lado si nos vamos a los libros de la caja Age of Sigmar vemos que no se toca apenas el trasfondo previo a AoS, buscando no confundir a nuevos jugadores y hacer un paso de página integral.

Podemos pensar que el universo pre-Age of Sigmar no pretende ser olvidado por los juegos que van a salir próximamente como End of Times: Vermintide o Warhammer Total War. Personalmente achacaría esto a un alargamiento en el desarrollo de los videojuegos (muy común en el gremio) con la licencia de Warhammer más que a una intención por parte de la compañía de mantenerlo vivo. Cuando GW u otra compañía vende sus royalties lo hace de cara a una etapa temporal y/o un producto determinado.

De todos modos GW no parece interesado en perder la propiedad intelectual ligada a las ediciones anteriores ya que no hubo movimientos respecto a los derechos de los nombres reservados.

Volver atrás no es factible, ni barato tampoco:

Llegar mañana, o dentro de 6 meses como apuntan algunos rumores, y decir que volvemos al sistema anterior de bloques y peanas cuadradas supondría una re-edición de todos los libros de ejército, un repacking de las cajas para incluir peanas y un restyling de las cajas.

Además esto elevaría aún más la desconfianza por parte de los aficionados de largo recorrido ya que habrían visto cómo End of Times y también Age of Sigmar eran productos pasajeros al más puro estilo de Juegos de Especialista de la compañía (los cuales tienen un soporte durante un tiempo muy limitado).





Conclusiones:


Si hoy me preguntan: ¿Volverá en algún momento Warhammer Fantasy en algún momento? Estoy convencido de que si, ya que GW es una empresa cíclica desde el comienzo. Lo que tengo claro es que tardaremos en ver unos cuantos años, quizá el tiempo de una edición solamente, ver de nuevo el concepto de bloques y visión cónica (por nombrar dos cosas representativas del sistema).

No descarto en absoluto que Games Workshop saque un reglamento algo más extenso que 4 folios, pero tengo claro que va a seguir sin parecerse en nada a Warhammer Fantasy.  Lo único que podría acelerar la salida de una novena edición sería el fracaso de Age of Sigmar, algo como lo que ocurrió con sexta edición en Warhammer 40k y la pronta salida de la siguiente.

¿Qué opinas tú? ¿He desvariado mucho? (risas)

Espero contrastar mi opinión en la tuya en los comentarios, un saludo.