Cuando empezamos con este blog no estábamos seguros ni del nombre. No teníamos definido el contenido, ni como agruparíamos las entradas. Tampoco estábamos seguros de cuantos seríamos trabajando en él y o del ritmo de publicación que podríamos alcanzar. Con los ojos puestos en la entrada número 100, creemos que es hora de hacer un pequeño balance de nuestra trayectoria.
 

Como en todo, ahora que contamos con cierta experiencia hay cosas que no repetiríamos y otras que implementaríamos antes. Esto es algo que en verdad nos hace darnos cuenta de que a lo largo de este tiempo, nos ha podido ir mejor, o peor, pero que sin duda hemos aprendido bastante.
Durante toda la trayectoria hemos ido realizando pequeñas implementaciones aquí y allá, intentando mantener siempre la imagen del blog y su estructura original. Esto ha originado que muchas otras mejoras estén pendientes.
Ahora que internet es más global de lo que lo ha sido nunca. Que los terminales móviles y las tablets son verdaderos centros de intercambio de datos, a través de los cuáles se realizan muchísimas consultas en la web, pensamos que es el momento de enfocar a ellos el blog.
Y ese es el eje de nuestros nuevos cambios, facilitar la movilidad del blog por las terminales portátiles, para que podáis disfrutar de nuestros contenidos en cualquier lugar y poder compartirlos allá donde estés.
Aunque quizá el cambio más sustancial de esta nueva etapa no sea informático, si no participativo. Deseamos que El Canto de las Espadas no sea solo un blog que consultéis de cuando en cuando y compartáis con los amigos. Si no que también pueda convertirse en una plataforma a través de la cuál hagáis llegar los aficionados vuestro material propio.
Por ello os invitamos si lo deseais, a que como Ileveth y Authum, a quiénes esperamos conozcáis en breve, colaboréis con vuestros propios artículos en el Blog.
De esta forma, esperamos ampliar los contenidos del blog con nuestras perspectivas, pero siempre con el inconfundible sello de El Canto de las Espadas.