Paremos un momento y pensemos en todo lo que hemos ido haciendo hasta ahora: un puente sobre el río, el aserradero caminoscampos de trigocolinashuertos, bosques y tocones. Lo cierto es que llegados a este punto nuestro tablero modular para Warhammer Fantasy, 1650 A capa y Espada y Mordheim (Empire in Flames), ya nos parecía algo mucho más tangible que al principio. Aún así íbamos a necesitar unos cuantos módulos más, por lo que añadiríamos algo nuevo a la lista: una colina escarpada.

La colina escarpada han formado parte del wargaming desde que se hicieron las primeras para usarlas como fondos en las fotografías de miniaturas allá en los 80 o antes. Además han evolucionado para formar parte de la mesa durante el juego.
 
En Warhammer Fantasy suelen representar zonas intransitables para las tropas que deben de ser rodeadas irremediablemente, mientras que en otros sistemas de juego como  1650 A Capa y Espada pueden incluso ser escaladas.
 
Por nuestra parte queríamos una colina escarpada que pudiera usarse indistintamente, por lo que debía ser lo suficientemente escarpada  como para evitar el tránsito de unidades, pero sin impedir el acceso a miniaturas individuales.
 
Además dada la naturaleza del tablero donde se integraría había un par de requisitos adicionales que cumplir: ocupar dos secciones de 30×60 cm, poder utilizarse con las colinas de 60×60 cm y versatibilidad en cuanto a su colocación.
 
Recordemos que los tableros modulares son tableros de 60×60 cm, pero además tenemos unos tableros auxiliares de 30×60 cm en los que colocar enclaves singulares, como el puente o el aserradero. Estas colinas debían cubrir los huecos que nos quedasen en el campo cuando los colocásemos juntos.
 
Mientras nos planteábamos esto acabamos sin querer diseñando una nueva mesa de 180×120 cm. No habíamos acabado una y ya casi habíamos empezado otra. Además teníamos que hacer una sección más de río y se nos habían ocurrido algunos tableros temáticos con el aserradero.
 
Aunque suene un poco alocado, finalmente nos lanzamos a ello y esto es parte del resultado.
 
Empezamos como lo hicimos anteriormente, dibujando lo que queríamos para asentar las ideas y que fuera más sencillo abarcarlo.
 
plano-tablero-modular-warhammer-colinas-rio
 
Después nos pusimos con la colina escarpada. Ademas de todo lo anterior cada una de las partes debía tener un acceso natural a la cima, y una de ellas un camino que se difuminase.
 
Los pasos fueron muy similares a los que hicimos con la anterior colina con la diferencia de que en esta ocasión queríamos un mayor desnivel.
 
Para hacer las rocas usamos grandes trozos de corteza de pino y unos más pequeños para rellenar.
 
tablero-modular-warhammer-colinas-escarpadas-corteza-pino-1modular-table-warhammer-hills-1
 
Como queríamos que diera la impresión de que la roca estaba enterrada en la colina, la integramos usando pasta de secado al aire para moderlar. Además queríamos que diera la impresión de que era una gran mole, por lo que también eliminamos los huecos entre los trozos de pino.
 
tablero-modular-warhammer-colinas-escarpadas-corteza-pino-2
 
Después texturizamos con arena
 
tablero-modular-warhammer-colinas-escarpadas-corteza-pino-3modular-table-warhammer-hills-2
Y este fue el resultado. 
 
tablero-modular-warhammer-colinas-escarpadas-corteza-pino-4modular-table-warhammer-hills-3
tablero-modular-warhammer-colinas-escarpadas-corteza-pino-5
tablero-modular-colina-escarpada-bosque
 
Lo cierto es que estamos contentos con el resultado, sobre todo al combinarlo con las elementos. ¿Que os parecen?