Esta semana os traigo un nuevo elemento de escenografía en el que ando trabajando. Se trata de una alta torre de madera, al que le quiero dar un uso muy particular. A ver que os parece.

Con tanta campaña de mecenazgo y tanto elfo apenas me queda tiempo para ponerme a hacer elementos de escenografía, que es lo que a mí más me gusta. Por fin he podido empezar un nuevo edificio. Espero poder tenerlo listo antes de las FreakWars 2018… ¿llegaré?

Una casa nueva para las Freak Wars 2018

Creo que ya es hora de añadir algún nuevo material a nuestras casas en ruinas, y utilizar algo más que piedra para levantar muros. La madera se usa mucho en las escenografía de Mordheim, sobre todo por que con la de balsa puedes hacer un montón de cosas en plan scratch super rápido.

Queríamos hacer una torre de madera para poder usarla más adelante en algo que ya os iré enseñando… que aún tengo que hacerlo 😛

Con esa idea clara, empezamos a trabajar en el diseño. Sería una torre sencilla, para empezar, con un tejadillo. Después de pasar un rato mirando algunos referentes por internet, nos pusimos mano a la obra e hicimos un pequeño bosquejo. Primero las líneas básicas y después el efecto de ruina.

Nueva textura, así que nuevo material. Esta vez no íbamos a usar Super Sculpey para hacer la madera, no tan siquiera madera de balsa. Usaríamos una base de cartón y masilla verde para texturizar.

Nos pusimos manos a la obra, cortando las piezas de cartón y dibujando las formas. Colocamos la masilla verde sobre el cartón, y la extendimos bien, para que no fuera un gran pegote. Repasamos primero las tablas de 6mm usando las líneas que habíamos dibujado como guía. A continuación texturizamos los listones con una lanceta, esculpiendo una a una cada veta. Le añadimos un nudo por aquí y un corte por allá y hecho.

En el fondo es más rápido y sencillo de lo que parece.

Hace madera con masilla verde, no es que sea un proceso lento, pero claro, cuando estas levantando todo un edificio, la cosa se alarga.

Así es como nos quedo la primera fachada. Hemos dejado unos huecos para poner vigas que sobresalieran y así fuera menos plana y mas interesante de pintar.

Para hacer las vigas el método es el mismo que con la pared en si. Solo añadimos algo de profundidad, evitando que la pared resultase plana al pincel y a la vista.

Como teníamos tres tipos de vigas, los hicimos cada uno un ancho diferente, al final las teníamos de 5mm, de 6mm y de 9mm. Que todo sea un mismo material, no nos impide hacer que parezca un poco diferente.

Cartoncito, pegote de masilla y a esculpir.

Pues ya teníamos nuestra primera pared. Ahora solo nos faltaba ir añadiendo el resto, unas a una.

De momento esto es lo que nos ha dado tiempo a hacer. Lo siguiente será poder cerrar la torre y añadirle un suelo.

Un consejo. Para que la masilla no se os quede pegada a las herramientas para mi lo mejor es usar aceite corporal neutro, como el de los bebes. Además las superficies las cubro también antes de poner masilla sobre ellas. Si usase agua, se podría combar el cartón y no queremos eso 😉 . Ahora que si alguien conoce un método mejor que me lo cuente, que yo sigo aprendiendo.

¿Que os parece la textura de madera hecha con masilla verde?